No El País de hoje, 1977 – sobre as mortes recentes de Jordi Solé Tura e de Pedro Altares e não só: «tan necesario como el recuerdo es el deber civil de contar lo que uno vio con sus propios ojos a quienes han venido después».

Anúncios